Foto: Alexander von Mach y Michelle Schuf

„No tengo un hogar en el sentido clásico“

Michelle es una persona con una vida especial. Ha vivido hasta ahora en muchos países diferentes y por eso tiene una visión especial del concepto de hogar. No siente  Múnich como su hogar. Las personas que han vivido o que viven en culturas diferentes, sienten el hogar de una manera distinta a como lo hacen aquellos que nunca han salido de su país. La familia, por ejemplo sigue viviendo en Latinoamérica; las raíces están allí no en Europa. En comparación con otras personas que viven en Múnich, por ejemplo no tiene otros parientes como su padres y su hermano en Europa si no la mayoría en Latinoamérica.

No obstante una ciudad es un biotopo especial: vivir aquí es una gran oportunidad para desarrollarse y descubrirse personalmente . Se puede conocer nuevas culturas a través de la variedad de restaurantes, festivales, arte, música, etc. Cada persona en la ciudad tiene su propia historia individual y todos formamos parte de ella. ¿Es Múnich ese biotopo? Por ahora no. Michelle echa de menos la vida y el movimiento y por eso desea terminar sus estudios y trabajar en el extranjero. En Asia o en los Estados Unidos a la búsqueda de un “nuevo hogar” que en el momento en el que ella lo siente, es su hogar, pero no su único hogar.