¿Impresión perfecta?

Cada persona tiene una manera diferente de observar el mundo. Por eso, aunque vemos la misma cosa, la interpretamos en distintos modas.

Esa circunstancia nos acompaña todo el tiempo durante nuestra vida. Por ejemplo, nos afecta cuando explicamos algo a otra persona y esa persona lo entiende totalmente diferente que imaginamos. O cuando se miran a la misma foto, dos personas podrían concentrarse a partes muy distintos del imágen y no presentar atención a lo que la otra persona considera importante. Se necesita concentrarse a algunos aspectos porque nunca podríamos procesar el montón de informaciones que recogimos en el mismo instante. ¿Pero existe una impresión perfecta? ¿Quién podría determinar cuál interpretación sea falsa o correcta? Cada persona solo ve el mundo desde sus propios ojos, con sus mismas observaciones, y puede comparar lo que vea con sus experiencias y expectaciónes personales.

También se podría aplicarlo a lo que observa una persona del extranjero cuando viene a Múnich por primera vez. Esa persona tendrá una impresión de la ciudad en su mente, es decir su “impresión perfecta”. Cuando entra a la ciudad, empieza a comparar lo que vea con lo que espera y se crea una interpretación. Pero esa interpretación totalmente depende de lo que la persona imaginó en primer lugar y de lo que experimentó el el pasado. Nos gustaría descubrir lo que piensan personas de países hispanohablantes sobre nuestra capital bávara en la página “Munich en 24 segundos” del blog. ¿Hay una “impresión perfecta” de Múnich?

Aparte de eso queremos saber cuál es lo que expecta gente hispanohablante de la noche en Múnich. Especialmente el baile juega un papel importante.

Y además nos interesa el tema de la educación. Vamos a concentrarnos a los más pequeños en nuestra sociedad: los niños! ¿Cuál es la diferencia entre un kindergarten en Alemania y en Perú? ¿Hay una “solución perfecta”?

Fotos: Julia M. y Lukas

Julia M.

A %d blogueros les gusta esto: