“Me he vuelto impaciente…”

Eso es una de los cosas de las que se  dio cuenta que han cambiado desde que está viviendo en Alemania. De hecho, algunas personas latinoamericanas ya me dijeron que los alemanes parecen que siempre tienen prisa. Pero desde el principio….

Jean Mancero, Ecuatoriano

Hemos hablado con Jean Mancero, Ecuatoriano de Quito que está estudiando psicología aquí en Múnich. Él ya lleva cinco años y medio en Alemania, de los cuales pasó un año en Lüneburg donde hizo un voluntariado y aprendió alemán después del trabajo.

Sin embargo, su llegada a Múnich fue una coincidencia. Jean tenía que hacer el “Studienkolleg” para poder ser admitido la universidad en Alemania. Para conseguir el “Abitur” tuvo que hacer un examen en Múnich. Y cuando le dieron la buena noticia de que había aprobado el examen para Baviera, un día antes de que se hubiera ido a Hannover por el examen de Niedersachsen, decidió quedarse en Múnich y estudiar psicología. Todavía no tiene un plan fijo para cuando termine con sus estudios, pero le gustaría estudiar “Kultur, Wirtschaft und Sprachen” en Passau. También le gustaría trabajar aquí en Múnich y ahorrar un poquito de dinero, pero no como psicólogo. Su tercera opcion seria mudarse a Madrid, donde vive su madre, pero allí no hay mucho trabajo.

Cuando le preguntamos qué es lo que le gusta más de Múnich, nos dijo la seguridad. Por ejemplo en Quito no es muy seguro caminar por la calle en la noche y hay la posibilidad que te roben o te asalten. Pero aquí nunca se siente inseguro en la calle, ni durante el día ni la noche.

También le encanta el transporte público. Aunque es caro, como todo en Múnich.

Este es uno de los aspectos que no le gustan de la ciudad, que sea tan cara. Claro que por eso los sueldos también son bastante buenos. Entonces si trabajas, como él en una tienda de ropa como encargado de servicio a los clientes, puedes vivir muy bien. Sin embargo tiene que chequear su cuenta al menudo para que no gastar demasiado…

Cuando le preguntamos cómo se siente como “Ecuatoriano” en Múnich tuvo que pensar un poco. Para él su vida diaria está definida por la vida estudiantil, y no por la nacionalidad ecuatoriana o alemana. A pesar de eso, se relaciona con mucha gente latinoamericana, simplemente por la conexión de idioma. Por ejemplo, le gusta salir mucho o atender eventos con otros ecuatorianos.

Como en Quito hay un colegio alemán, muchos jóvenes deciden venirse a vivir a Alemania después de haber terminado el colegio. Además, varios de ellos eligen a Múnich por la promesa de una buena vida en una ciudad bonita y grande.

Antes salía más a menudo con ecuatorianos porque muchos  vivían en el Olydorf, dónde está viviendo ahora. Pero ya que muchos se fueron, él los ve menos. El 6 de diciembre siempre  hacen una gran fiesta, porque es el día en el que Quito fue fundado. Es el evento más grande de la ciudad y  hay muchas fiestas que se llaman “fiestas de Quito” y que también se celebran aquí en Múnich. Se reúnen el fin de semana más cercano al 6 de diciembre, preparan fritada (un plato un poquito parecido a “Schweinshaxen”), organizan un torneo de “cuarenta” (un juego de cartas quitense) y obviamente ponen música y bailan, como en cada buena fiesta.

Uno de los problemas más grandes para extranjeros de muy lejos como Jean es mantener el contacto con la familia y sus amigos. Aunque vea a su madre más a menudo porque vive en Madrid, solo pudo visitar a su padre y sus hermanas cuatro veces en esos cinco y medio años. Gracias a la ayuda de la tecnología, puede hablar por videollamada con su familia, aunque la diferencia en la horaria entre Alemania y Ecuador (siete horas) lo hace un poquito difícil.

Después de su vida personal hablamos acerca del patriotismo, regionalismo y el ser ecuatoriano. Según él los latinoamericanos normalmente son bastante patrióticos por la historia de América del Sur. Debido a la colonización de los países,  fue importante crear una conciencia nacional.

Él también se identifica con su país pero no es muy patriótico. En parte por no vivir allá toda su vida (vivió en Panamá durante seis años). Claro que se alegra por el equipo nacional cuando gana un partido o cuando un científico ecuatoriano descubre algo importante, pero no se siente orgulloso de eso.

De hecho se identifica más con la sierra o con Quito que con Ecuador. Nos contó que en Ecuador hay bastante regionalismo. Hay cinco regiones muy marcadas: la sierra, los Andes, la costa y también las islas galápagos. Cada una de esas regiones tienen costumbres muy distintas, hablan muy distinto y también llevan personalidades muy distintas. Por ejemplo en la sierra la gente es más relajada y en la costa es más activa. En la sierra la gente nunca dice las cosas directamente pero en la costa sí. De hecho hay una verdadera rivalidad entre las regiones. La gente de la sierra dice que la  gente de la costa son “monos”. En lugar de eso los costeños dicen que los serranos son tontos y lentos. Esos regionalismos son más importantes que el patriotismo.

Con el tiempo ha empezado a identificarse un poquito con los alemanes. Por ejemplo ya no puede recordar cuál era el día nacional de Ecuador. Además, el se ha vuelto impaciente. Como en Alemania los cajeros  suelen trabajar muy  rápido, en las cajas de Ecuador, Jean ahora siente perder el tiempo, porque los cajeros son más lentos y suelen hablar mucho con sus clientes. Por lo menos no se ha acostumbrado a empujar a otras personas en la estación cuando tienen prisa y hay alguien que está en su camino. Aunque le molesta mucho la gente que sea así, a veces se  da  cuenta que casi hace lo mismo cuando alguien no lo escuchaba. En Alemania todos siempre tienen prisa y por eso hasta un ecuatoriano tranquilo se vuelve impaciente…

Christof Bernhartzeder y Alex von Mach

Índice de ilustraciones

  1. https://www.eluniverso.com/noticias/2015/11/28/nota/5266542/colegiales-prenden-fiestas-fundacion-quito
  2. Christof Bernhartzeder
A %d blogueros les gusta esto: