Mitad y mitad

Para Lukas, Múnich es conexión, unión entre su apartamento, su barrio y las actividades que realiza en ésta. La música le acompaña siempre, quizá para darle un poco de especialidad a una vida, que a él le parece normal: la universidad, las clases, el deporte después de éstas, el tráfico y la gente en el tranvía.

Normalidad. ¿Es eso “Heimat” u hogar? En el futuro no sabe si seguirá viviendo en Múnich. Le gusta mucho viajar, y quiere estudiar un semestre en el extranjero, concretamente en los Estado Unidos. “Heimat” para él es un sentimiento, no es un lugar concreto o un país. Es el lugar dónde se siente feliz o el sitio dónde se encuentran las personas a las que ama. En estos momentos es Múnich, ese lugar que le da el sentimiento de tener un hogar: sus amigos están aquí, no hay criminalidad y pobreza. La normalidad, es el hogar.

A %d blogueros les gusta esto: